martes, 29 de septiembre de 2009

La pequeña niña sabia

mjparis


Conozco a una pequeña niña que no puede caminar. Está limitada a una silla de ruedas, y puede que pase el resto de su vida ahí, desde que sus médicos han dicho que casi no hay esperanza de que sus piernas paralizadas mejoren.

Cuando conocí por primera vez a esta pequeña niña, me deslumbró con una sonrisa que me quemó con su ardiente felicidad. ¡Qué abierta era! No se escondía por autocompasión, ni pedía aprobación, ni se protegía por vergüenza. Se sentía completamente inocente de no ser capaz de caminar, como un cachorrito que no tiene idea de si es un perro cruzado o un campeón de raza pura.

No hacía juicios sobre sí misma. Ésa era su sabiduría.

He visto la misma mirada sabia en otros niños, niños "pobres", como la sociedad los ve, porque no tienen comida, ni dinero, ni casas seguras o cuerpos sanos. Cuando alcanzan una cierta edad, muchos de estos niños comprenden lo mala que es su situación. La manera en la que los adultos ven su vida les roba esta inocencia que es tan preciada y rara. Empiezan a creer que deben sentirse mal con ellos mismos; a creer que esto es lo "correcto".

Pero esta pequeña niña sabia, con sólo cuatro años, flotaba sobre la pena y la vergüenza como un gorrión en libertad. Tomó mi corazón en sus manos y lo hizo tan ligero como un soplo de algodón, así que fue imposible para mí ni siquiera ocurrírseme pensar, "Qué cosa más terrible". Todo lo que vi fue luz y amor. En su inocencia, niños muy pequeños saben cómo ser luminosos y cariñosos. Si se lo permitimos, nos pueden enseñar a vernos a nosotros mismos de la misma manera que lo hacen ellos.

Un destello de la mirada de una niña pequeña contiene la misma sabiduría que la Naturaleza implanta en el corazón de cada forma viva. Es el secreto de la vida, no se puede explicar con palabras. Sólo se sabe. Sabe lo que es la paz y cómo no hacer daño. Sabe que incluso el último respiro es un gesto de gratitud hacia el Creador. Sonríe para estar viva, esperando pacientemente durante años de ignorancia y dolor para pasar como un espejismo.

Veo esta sabiduría brotando de los ojos de los niños más y más cada día, lo que me hace pensar que su inocencia está creciendo fuertemente. Nos van a desarmar a nosotros los adultos, y eso será suficiente para desarmar al mundo. Ellos no sienten razones para dañar el medio ambiente, por lo que entonces el medio ambiente estará limpio sin peleas. Una pequeña niña sabia me dijo el futuro cuando me miró, tan llena de paz y satisfacción. Mi regocijo es confiar en ella por encima de todos los expertos. Así como la luz y el amor se lleva nuestra culpabilidad y vergüenza, su profecía debe hacerse realidad.


autor: Michael Jackson
libro: Dancing the dream


No hay comentarios :