lunes, 4 de abril de 2011

Henry Diltz: El niño que me hizo llorar



La revista Rolling Stone me llamó un día en Hollywood y me pidió si podía ir a Motown Records y tomar unas fotos de los Jackson 5, que estaban ese mediodía allí contestando cartas de los fans.

Henry Diltz

Creo que me dijeron que me concentrara en Michael, el cantante principal. Fotografié a los Jackson 5 bastante a menudo en esos días, y él era tan joven y tenía esa voz de ángel, increíblemente pura... una hermosa voz.

Y además era un niño muy amable, muy tranquilo y educado. Simplemente le dije: “Hey Michael, mira así un minuto,” y así fue. Recuerdo que en un momento determinado estaba jugando con una llama, estaba fascinado con la llama, saben, como les suele pasar a los niños.

Michael siempre estaba muy tranquilo. Sus hermanos mayores eran más extrovertidos y ruidosos, siempre bromeando y riendo. Pero Michael revivía en el escenario; parece casi que vivía para esos momentos.

A principios de los 70 fui a un pequeño concierto en una escuela para niños ciegos de Los Ángeles. Yo estaba sentado con las piernas cruzadas a medio metro de Michael con todos esos niños en la primera fila. Su voz era de una calidad tan pura que removió algo dentro de mí.

Podía ver a todos esos niños escuchando emocionados, cautivados por su música. Cantaba de modo asombrosamente maravilloso. Era tal la alegría y la efusión de aquel sonido angelical que liberó algo en mi interior, y las lágrimas comenzaron a resbalar por mi cara.





No hay comentarios :