miércoles, 25 de febrero de 2015

Lisa Robinson: Recuerdos de MJ (parte 1)

http://michaeljacksonmyobsession.blogspot.mx/
 Traducción: Xtarlight y Mpenziwe de MJhideout
 
El 5 de febrero de 1975 nos vimos en el Warwick Hotel de New York. El tenía, por entonces, 16, pero es posible que yo creyera que tenía 14. Estaba preocupado por su acné, y admitía que sus hermanos se burlaban de él por aquello. Hablamos sobre Dancing Machine, el primer álbum en el que Motown había permitido que los hermanos produjeran. "Puedo cantar libremente" dijo Michael.

 "Ha sido la primera vez que he podido hacerlo por mi mismo. Nuestra persistencia a la hora de decirle a la compañía continuamente que no queríamos otros compositores, fue lo que les hizo cambiar de opinión. Tienes que tener en cuenta", dijo, "que estoy en los estudios desde niño y he recogido todo eso". Habló sobre Stevie Wonder; le admiraba porque siempre podía "cantar en libertad" e insistía en grabar donde quería grabar, en lugar de los estudios de Motown. "Sólo un cantante-productor sabe lo que hace" dijo Michael, "porque él también es cantante. Cuando te dicen lo que tienes que hacer, ya no eres libre". ¿Qué le decían antes que tenía que hacer? "Cantar esta palabra de esta forma, esta línea de esta otra, subir y bajar 

http://michaeljacksonmyobsession.blogspot.mx/

— algo así", me dijo. "No es ser "tú", e intentas sacar ese "tú". Como Gladys Knight; ella canta con libertad y mira lo grande que es". 

Habló sobre los conciertos de los Jacksons y dijo, "No hay razón por la que no podamos hacer todo lo que queramos sobre el escenario. Nos gustaría hacer algo como Emerson, Lake and Palmer o alguno de esos grupos de rock como cuando el piano da vueltas en el aire. Tenemos muchas ideas que queremos hacer en próximos conciertos".
 
De nuevo le pregunté qué hacía en su tiempo "libre". Me dijo que debido a que viajaba mucho para los conciertos, le gustaba quedarse en casa y leer. "El diccionario, libros de aventuras, todo tipo de cosas", me dijo. "Tenía cuatro semanas libres y me quedé en casa". Me dijo que odiaba las fiestas, a menos que fuera una fiesta en la que se pudiera hablar. "Y si hubiera otros artistas allí, sería todavía mejor".
 
http://michaeljacksonmyobsession.blogspot.mx/
 
Hablamos sobre si asistía o no a otros conciertos, y me dijo que siempre que salía, había problemas. "Pero", añadió, "es la única forma en la que puedes saber lo que está pasando". Dijo que siempre había querido trabajar con Barbra Streisand, y que había escrito una balada que pensaba que sería perfecta para ella. "Las baladas son más especiales" dijo, "Puedes tener un tema pop que sea conocido durante tres semanas y luego no volver a escucharlo. Pero si haces una buena balada, estará en el mundo para siempre. Como 'Living in the City' de Stevie es un gran tema y me encanta, abre la mente de mucha gente. Pero no durará tanto tiempo como canciones como 'My Cherie Amour' o 'You Are the Sunshine of My Life'.

En febrero de 1977, charlamos por teléfono sobre entrevistas. "La gente habla de ti y quiere saber sobre ti" dijo "pero las entrevistas ayudan a los artistas al 100%. No sólo me refiero al punto de vista promocional. Quiero decir, cuando te hacen preguntas, te ayudan a pensar en tu vida, a mirar tu futuro. Te hacen pensar en lo que vas a hacer en los próximos diez años". Le pregunté si se aburría alguna vez. Sólo cuando estaba atrapado en una habitación de hotel con muchos fans fuera, dijo. 

Pero, añadió rápidamente, ajustándose al guión que demostraba su entrenamiento hacia los medios aprendido en Motown, sentía una obligación para con sus fans. "Ellos te han hecho quien eres. Ellos son los que compran los discos. Si un artista hace un concierto y no aparece nadie, no haría el concierto. Así que se lo debe a ellos". Le pregunté si se resentía por no haber tenido una infancia normal. 

-"No", me dijo. "Hay algo que se llama talento, y me enseñaron que yo lo había recibido. Si no me gustara hacer lo que hago, si era como un trabajo, no creo que hubiese durado tanto. Probablemente me habría vuelto loco". 

 Michael, junto con sus hermanos y sus hermanas LaToya y Janet, contestaron a un cuestionario de la revista Rock & Soul cuando él tenía 18 años. Entre las preguntas y respuestas:
 
¿Qué haces en tu tiempo libre?
Leer, pensar, componer canciones.

 
¿Te gustaría casarte?
Más adelante.

 
¿Con qué tipo de chica te gustaría casarte?
Amable.

 
¿Cuántos hijos querrías tener?
20, adoptados, de todas las razas.

 
¿Qué harías si alguien te diera un millón de dólares?
Invertirlo.

 
De todos los lugares de América que has visitado, ¿a cuál volverías? ¿por qué?
Hawaii. Wisconsin. Me encantan.

 
¿Cuál ha sido la mayor emoción de tu vida?
Encontrar lo que estaba buscando.

 
¿Quién te ha ayudado más en tu carrera?
Mi padre. La experiencia.

 
De todos los artistas con los que has trabajado, ¿a quién admiras más?
Fred Astaire. Stevie Wonder.

 
¿Qué te gusta más de tu trabajo?
El aprendizaje.

 
¿Qué no te gusta de tu trabajo?
Las discusiones.

 
¿Cuál es tu posesión material más preciada?
La sabiduría de un niño.

 
¿Quién es tu actor favorito?
Heston, Brando, Bruce Dern.

 
¿Quién es tu actriz favorita?
Garland. Bette Davis.

 
¿Tienes un apodo?
Nariz.

 
¿Con qué sueñas despierto?
Futuro.

A finales de 1977, cuando le pregunté a Michael si todavía le gustaba conocer a sus fans, puso por primera vez un tono más independiente quizá algo cínico. Ya no repetía la festiva respuesta de Motown, dijo, "A veces disfruto de todo eso, ver a la gente que me quiere, o que compra mis discos. Pero a veces, la gente cree que les debes la vida. Tienen malos modales, en plan, 'eres quién eres gracias a mi'. Puede que sea cierto, pero no por esa persona en concreto. Y, si la música no fuera buena, no habrían ido a comprarla. Algunos creen que son tus dueños. Dicen, 'Siéntate', 'Firma esto', o '¿Me firmas un autógrafo?' y les digo, 'Si, ¿tienes un bolígrafo?' y dicen, 'No, búscate uno'. En serio. No exagero. Pero intento lidiar con ello".

En octubre de 1977, hubo una fiesta para Michael en Studio 54. Los bailarines de The Wiz estaban allí, su madre Katherine, sus hermanas Janet y LaToya, y sus hermanos Marlon y Tito. También había ejecutivos de Epic Records, el presidente de CBS Records Walter Yetnikoff, y varias drag queens. Michael y yo nos sentamos juntos en uno de los sofás junto a la pista de baile. Me dijo que le encantaba New York.

 "Es el lugar perfecto para mi" me dijo. "Cuando estoy en New York me levanto temprano y tengo la agenda llena. Voy a ver un musical, voy a comer, voy a ver una película. Me encanta esa energía. Cuando vuelvo a casa, me quedo con ganas de volver a New York 

— Me encantan las grandes tiendas, me gusta todo". Me dijo que se lo pasó en grande en New York filmando (la fracasada película) The Wiz, y ahora, lo que realmente quería hacer, más que nada, era hacer más cine. "Puedo ir de gira y es increíble, pero cuando acaba, desaparece de la faz de la tierra. Si hago una película, es un momento capturado para la eternidad. 

Las estrellas mueren como Charlie Chaplin pero sus películas estarán aquí para siempre. Si se hubiera dedicado a Broadway y a musicales cuando vivía, habría desaparecido para el mundo". Le pregunté sobre trabajar con Diana Ross a la que adoraba  en The Wiz. 

Michael dijo, "Fue increíble. Aprendí muchísimo de ella. Éramos como hermano y hermana. Se aseguraba de que yo estuviera bien en el rodaje; era muy protectora. Adoro el mundo del cine; me gusta más que la realidad. A veces desearía levantarme por la mañana y estar viviendo en un gran número musical".

No hay comentarios :